Kuzu: raíz milenaria, mucho más que solo un espesante natural.

El Kuzu…

Proviene de la raíz de la planta enredadera perenne voluble, es trepadora y de crecimiento rastrero. Es una especie originaria del este y sureste de Asia, Malasia e Indonesia.
Para obtener el resultado final, la raíz se muele, y posteriormente se lava muchas veces y se deja secar por un periodo de tiempo prolongado.

Su uso más conocido, es como protector gástrico. Ayuda a mejorar el aparato digestivo en general. Además de su uso en la cocina, como espesante natural.

En la macrobiótica, se utiliza mucho gracias a que la composición energética es neutra. Ni muy Yin, ni muy Yan.

Se destaca por su contenido en minerales, fibra e hidratos de carbono. Además tiene presentes alrededor compuestos fitoquímicos entre los que destacan las isoflavonas que hacen un fórmula completa para el organismo y aporta diferentes beneficios para la salud, que les dejamos a continuación:

Ayuda a desinflamar el intestino y combatir la acidez estomacal, ya que promueve las bacterias digestivas beneficiosas.

Alivia trastornos gastrointestinales, en caso de las diarrea la corta, pero al ser un regulador intestinal también ayuda en estreñimiento.

Tiene un efecto relajante. Es muy útil en casos de dolor de cabeza o migraña y también en momentos de insomnio.

Además, y por lo que se ha dado a conocer en los últimos tiempos, es muy útil también en casos de resfríos y procesos gripales. Baja la fiebre y tiene un efecto revitalizante.

¿Cómo tomar Kuzu?

Mezcla una cdita de Kuzu en agua fría y mezcla hasta que se disuelva. Así, podrás beberlo con infusiones, con zumo de manzana si quieres algo más dulce (también se recomiendo con sirope de arroz) y por último para agregarlo a sopas, guisos, y aprovechar su efecto espesante.

En caso de que quieras sentir sus efectos beneficiosos, te recomendamos tomarlo en ayunas, y entre dos o tres veces al día.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.