Pesto de avellanas con proteína de guisante

Pesto de avellanas con proteína de guisante

Estamos empezando el otoño, la época en que dejamos ir lo que no nos hace falta más, y aceptamos que hasta lo bueno tiene su final. Es también la época perfecta para una buena pasta, ¿verdad? Aún mejor si está hecha de ingredientes ricos y super sanos. Estábamos la semana pasada hablando de las proteínas y lo importante que son para nuestra salud y nuestra dieta. Nuestras alquimistas veganas favoritas nos han ayudado, y han preparado esta receta increíble de Pesto de avellanas con proteína de guisante. La probamos, nos encantó, y estamos seguros que te encantará también.

 

Las maestras de Alquimia Vegana nos explican que “La albahaca es rica en aceites esenciales como el estragol, linalol y terpenos super recomendables en prevención y tratamiento de dispepsias digestivas, además de ser un excelente tonificante del sistema nervioso.” 

 

La Proteína de Guisantes es un buen ejemplo de una proteína vegana de alto valor biológico, que significa que contiene altos niveles de aminoácidos esenciales (que son los cuales no producimos naturalmente y tenemos que complementar con nuestra dieta).

 

Osea, añadir esta proteína a tu Pesto hará con que además de deliciosa, esta salsa te ayude a mantener la salud de tu cuerpo, tus músculos, huesos, entre otros muchos benefícios.

 

Es una receta muy versátil, como nos dicen las Alquimistas Xana y Mi, porque si no tienes alhabaca, puedes recurrir a otros verdes. “En otras ocasiones la hemos hecho con acelgas o rúcula e incluso sabemos de una amiga que siempre lo hace con kale.” Y lo mismo puedes hacer con los frutos secos y cambiar según los que tengas. “Siempre utilizamos anacardos o almendras, pero ¿y por qué no avellanas?” dicen ellas.

Bueno, vamos a la receta!

Pesto de avellanas con proteína de guizante

 

Pesto de avellanas con proteína de guisante

Ingredientes: 

  • 1 taza de avellanas puestas en remojo toda la noche
  • 2 tazas llenas de hojas de albahaca y también alguna de sus ramas 
  • 1 cuchara sopera de zumo de limón 
  • 1/4 cuchara sopera de sal
  • Medio vaso de aceite de oliva 
  • 1 cuchara sopera de proteína de guisante 

 

Paso a paso: 

  1. Colar el agua de las avellanas y tostarlsa en una sartén sin aceite a fuego bajo. Removerlas hasta que estén un poco tostadas.
  2. En una procesadora de alimentos triturar las avellanas con el aceite de oliva, la sal, el limón y por último las hojas de albahaca. Seguir triturando hasta que quede una pasta cremosa.
  3. Agregar al final la cuchara sopera de proteína de guisante, triturar un poco más y ya tendrás la salsa lista para ser añadida en pastas, pizzas o para incorporar en bocadillos ricos y completos.

Si te ha gustado esta receta, mira las otras que tenemos aquí, y las que tienen en su Blog Alquimia Vegana.

 

¡Seguro que te encantará!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *